Congruencia – Incongruencia

Congruencia – Incongruencia

- en Noticias


La congruencia es madre

Muchas veces decimos que somos congruentes con lo que decimos y hacemos, pero ¿lo somos realmente.? La congruencia se da cuando asumimos plenamente un compromiso consciente e inconsciente con algún objetivo o comportamiento determinado, es decir es esa sensación interna que se genera cuando lo que estamos haciendo o pensando tiene una buena dosis de veracidad, equilibrio, coherencia, sinceridad que nos impulsa a continuar con cualquier proyecto porque estamos en el camino correcto.

Por visualizarlo, la congruencia es como un tren con cuatro vagones: que­rer, pensar, actuar y decir. Cuando lo que queremos, pensamos y decimos no se traduce en nuestros actos, nos convertimos en seres incongruentes; es lo mismo a que en nuestro tren le fallase alguno de esos vagones.

La incongruencia es un estado de división interior, de indiferencia y pasividad. “Quiero, pero…” Es como si tiraran de nosotros en varias  direcciones. Por eso la congruencia no resulta fácil de conseguir, ya que todos estamos compuestos de múltiples facetas de nuestro ser que no siempre desean lo mismo.

La congruencia es esa sensación de coherencia, de veracidad, de certidumbre,  de sinceridad que nos proporciona nuestra fuerza interior y esto nos permite el poder lograr cualquier objetivo  con facilidad, alcanzándose con el mínimo esfuerzo, porque todas las fuerzas propias tiran hacia la misma dirección.

Ser congruente implica un gran compromiso personal de ser consciente con nuestras promesas y propósitos y es uno de los valores más complejos de vivir las 24 horas del día. Quien lo es, domina su ego, las justificaciones y el autoengaño, ya que es responsable del rumbo de su propia vida.

Siendo congruentes, conseguimos que nos sigan y nos vean como verdaderos líderes y lo más importante nos sentiremos bien con nosotros mismos. Todo está en darse cuenta. Cuando no se está en equilibrio, lo mejor es detenerse y analizar la situación.  Después de analizarlo, hay que tomar acción, y buscar ser congruentes con nuestros principios, nuestros  pensamientos y nuestras acciones. Así nos sentiremos bien y lograremos los mejores resultados en cualquier cosa que intentemos.

confusion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *