Entrevista a: Pilar Gómez Fabra: “En Recursos Humanos aportamos valor. A mí me gusta saber lo que quiere ser mi empresa ‘de mayor’ y trabajar para conseguirlo”

Entrevista a: Pilar Gómez Fabra: “En Recursos Humanos aportamos valor. A mí me gusta saber lo que quiere ser mi empresa ‘de mayor’ y trabajar para conseguirlo”

- en Noticias

Tiene un discurso coherente y unas formas delicadas. Pilar Gómez Fabra, madrileña de 35 años, es directora de Recursos Humanos de Acciona Agua. Argumenta con naturalidad y explica que gracias a la danza encaminó su carrera profesional hacia los recursos humanos. Desde niña compaginó sus estudios de educación básica con la danza española en el Conservatorio. El bachillerato lo hizo en la rama de ciencias y cuando tuvo que elegir la carrera a estudiar pidió consejo a su tutora en el instituto. Le habló claro y le dijo que, en vez de realizar una ingeniería, que le iba a conducir al aburrimiento, optara por una carrera como Psicología, con la que podría desarrollar una de sus mejores habilidades: las relaciones con las personas. Y, si en el futuro decidía poner en marcha una compañía de baile siempre le servirían estos conocimientos para saber gestionar personas. Hizo caso a su profesora, y orientó la Psicología hacia el área de los Recursos Humanos. Realizó, además, un Programa de Cooperación Educativa en Organización y Recursos Humanos en la Universidad Autónoma de Madrid. Pronto, comenzó a realizar prácticas en el departamento de formación y desarrollo del Banco de Santander. También trabajó como freelance y en una consultora de Recursos Humanos, hasta que en 1996 entró como comercial en Airtel Móviles. Dos años más tarde, comenzó a trabajar en Uni2, por aquel entonces la división española de France Telecom, hasta que en 2001 le encargan la Dirección de Desarrollo y Formación de Vodafone en España. Realizó, en EOI, Escuela de Negocios, el Master Executive International MBA Vodafone en 2003 y un año más tarde entró a trabajar en Acciona como directora de Desarrollo y Directivos. Y, por supuesto, sigue bailando.

DESDE SU PUESTO EJECUTIVO PUEDE OBSERVAR CÓMO VIENEN PREPARADAS LAS NUEVAS GENERACIONES DE DIRECTIVOS, ¿QUÉ PUNTOS FUERTES Y QUÉ CARENCIAS TIENEN?

He tenido experiencia con jóvenes directivos en etapas anteriores a la actual. En Acciona hay gente más consolidada, pero he observado que los jóvenes tienen mucha energía, ilusión, inteligencia y una buena preparación. Y deberían mejorar su involucración y tener un mayor compromiso con la empresa que les ha contratado. Creo que no hacen un esfuerzo adicional. Tienen claro que valoran, por encima de todo, el equilibrio entre su vida profesional y personal. Les falta tener ese sentimiento de pertenencia que se requiere. En Acciona hay profesionales con más de 30 años de permanencia en la compañía que están muy comprometidos con lo que hacen, pero sobre todo con la organización para la que trabajan. Es muy importante tener orgullo de pertenencia. Los jóvenes marcan mucho más sus limitaciones. En las empresas hay muchos mercenarios, pero es algo común en las nuevas generaciones, que vienen con otros valores, y eso lo tienen que tener en cuenta las empresas. Antes nadie preguntaba por el horario y el salario, y ahora lo que más se valora es el tiempo libre y la compensación, y después les puedes presentar el proyecto. En cuanto a los directivos jóvenes creo que deberían mejorar la gestión de las personas, responsabilidad que va ligada a su función ejecutiva. Deben seguir la evolución de su equipo y dedicar tiempo a las personas que trabajan con ellos, a la vez que invertir en su desarrollo, delegar y darles visibilidad. Es necesario que el directivo tenga una perspectiva global.

SU FUNCIÓN ES DESCUBRIR Y DESARROLLAR TALENTO DENTRO DE ACCIONA, ¿QUÉ ES LO QUE MÁS VALORA?

Valoro, en general, la capacidad de comprometerse, de hacer suyo el proyecto, de velar por los objetivos comunes, no sólo los suyos personales, así como que tengan iniciativa, sean innovadores y aporten valor. Deben tener generosidad para mirar más allá. En definitiva, valoro el compromiso, la iniciativa y la generosidad, pero además debe tener una visión a medio y largo plazo, no sólo a corto plazo, y eso hace que muchas veces se tomen decisiones de una forma que no es la correcta. Un directivo cortoplacista puede frenar una buena iniciativa porque sólo ve costes y no inversión.

¿QUÉ CREE QUE VALORARON EN USTED SUS JEFES PARA CONFIARLE UN PUESTO DE TANTA RESPONSABILIDAD?

Creo que lo que más valoraron fue mi firme convicción en lo que hago: creo en la capacidad de las personas de mejorar y de hacer las cosas bien. Hemos puesto en marcha modelos de evaluación de desempeño, que pueden ser tediosos, pero que a largo plazo revierten en los objetivos que se persiguen. Cuando no me quieren ofender me dicen que soy persistente, en vez de “pesada”. He perseguido a mis jefes hasta conseguir poner en marcha lo que quería. Soy de las que estudia todo, hago evaluaciones y sobre todo me preocupa que mi departamento colabore y se vea involucrado en la consecución de objetivos de la organización. No soy más inteligente que nadie ni tengo una mente privilegiada, pero creo en lo que hago. De mi afición por el baile he aprendido la disciplina de ensayar durante muchas horas, y me gusta ver que lo que hago tiene un resultado final, sobre todo porque trato de minimizar el componente de subjetividad que la función de Recursos Humanos conlleva, dándole rigor y solidez. Cuando siembras, te lo agradecen.

UN PUESTO EJECUTIVO COMO EL SUYO SUELE ESTAR SOMETIDO A ESTRÉS Y A PRESIÓN, ¿CÓMO SE LAS ARREGLA PARA GESTIONAR TODO ESTO?

Dando todo lo que puedo para hacer las cosas bien y acallando mi nivel de autoexigencia. Busco el máximo nivel de satisfacción de mi cliente interno, pero eso es complicado y a veces es frustrante. Hay momentos de tensión cuando tienes muchos frentes abiertos e intentas que salgan lo mejor posible. Parece que me funciona. En 2000 me hice cargo de un equipo pequeño, pero ese volumen lo multipliqué por cuatro cuando llegué a Vodafone. Me quedé en 44 kilos de peso, el estrés hizo mella en mí, pero hice lo que creía que tenía que hacer, dar todo lo que tenía, con el fin de combinar lo que te gustaría que fuera con lo mejor que se puede hacer. Me involucro mucho en todos los proyectos e iniciativas.

DE TODOS LOS ASPECTOS DE SU TRABAJO, ¿CUÁL ES EL QUE LE RESULTA MÁS SATISFACTORIO?

La mejor satisfacción es saber que contribuyes a conseguir unos resultados y sentir que formas parte de un equipo. La función de los Recursos Humanos debe contribuir a la consecución de los objetivos. Cuando me incorporé a este puesto realicé un ejercicio para ver cuáles eran los objetivos de la compañía y cómo podía contribuir la Dirección de Recursos Humanos a la consecución de esos resultados. Me gusta saber lo que quiere ser la empresa “de mayor” y trabajar para conseguirlo. Si, por ejemplo, quiere tener expansión internacional, desde Recursos Humanos podemos contribuir a conseguirlo aportando y seleccionando los perfiles de profesionales que se necesitan. En Recursos Humanos no somos meros intermediarios, aportamos valor. Este trabajo también tiene un “reverso tenebroso”. Por ejemplo, yo recuerdo en otras compañías en las que he trabajado que invertíamos fuerte en formación y desarrollo de profesionales, y cuando realizábamos una encuesta de satisfacción el resultado era que había que mejorar la formación. La gente no siempre está satisfecha. Es como cuando preguntas si se consideran bien pagados. La respuesta es no.

MUCHAS MUJERES TIENEN QUE ELEGIR ENTRE OCUPAR UN PUESTO DE RESPONSABILIDAD Y SU FAMILIA, YA QUE NO PUEDEN COMPATIBILIZAR AMBAS FACETAS. ¿EN SU CASO HA SIDO FÁCIL, TIENE FACILIDAD PARA CONCILIAR?

No soy madre y espero adoptar un bebé el próximo año, así que hasta ahora sólo he tenido que conciliar conmigo misma. Me encuentro en proceso de crear mi propia familia y sé que éste es un punto que debo cuidar especialmente. Dar todo de uno mismo para que las cosas salgan bien significa dedicar tiempo, pero estoy convencida de que seré capaz de hacerlo. Hoy en día, las nuevas tecnologías ayudan a no tener que estar presente para que las cosas salgan y, sobre todo, trabajo fuertemente para desarrollar a mi equipo, con el fin de que las cosas no dependan de una única persona. Trabajar en equipo es la clave. Es importante que la gente que trabaja contigo te siga y sea capaz de hacer que las cosas funcionen, aunque tú no estés. Siempre he sido muy afortunada en este aspecto.

¿QUÉ CONSEJO LE DARÍA A UNA PROFESIONAL QUE QUIERE SEGUIR DESARROLLANDO Y PROGRESANDO EN SU CARRERA Y A LA VEZ TENER HIJOS?

Que disfruten con lo que hacen, que hagan su trabajo con alegría e ilusión, siempre pensando en qué se puede hacer para que las cosas salgan mejor. Y, sobre todo, dedicar mucho tiempo y esfuerzo a sus equipos, a la gente que trabaja con ellas. La maquinaria funciona bien si está bien sincronizada y se ha dedicado tiempo a dar ejemplo y a definir qué papel tiene cada uno.

¿QUÉ VALORES SE TIENEN EN CUENTA HOY DENTRO DE LAS EMPRESAS?

Se valora la orientación a resultados, el compromiso, la iniciativa, la satisfacción de los clientes y la capacidad de cuidar de las personas. Además, se valora que se hablen idiomas. El inglés es un conocimiento que ya es obligatorio, pero todavía hay muchos jóvenes profesionales que tienen un bajo nivel y eso puede frustrar una buena carrera profesional.

¿CUÁL PIENSA QUE ES LA ASIGNATURA QUE TODAVÍA TIENEN PENDIENTE LAS EMPRESAS EN RELACIÓN CON EL DESARROLLO DE PROFESIONALES?

La generosidad directiva. Lamentablemente, el cortoplacismo con el que se trabaja día a día hace que se miren mucho los resultados inmediatos, y eso suele ser incompatible con la generosidad a la hora de invertir en las personas. A veces se puede sacrificar a un buen técnico porque da resultados en un área determinada, en vez de invertir en él para que siga creciendo. Con bastante frecuencia, se nos llena la boca diciendo que las personas son el principal activo de la empresa, pero el primer recorte que se realiza en una compañía suele tener que ver con las personas, y eso siempre tiene consecuencias a medio/largo plazo.

DE SU ÉPOCA DE FORMACIÓN, ¿CUÁLES HAN SIDO LAS ENSEÑANZAS QUE MÁS LE HAN SERVIDO?

Creo que lo más interesante fueron las experiencias al lado de auténticos profesionales que creían en lo que hacían, se preocupaban por las personas y tenían una visión a largo plazo. He sido muy afortunada porque han apostado por mí cuando tenía mucho por demostrar, y me han seguido de cerca para que sintiera su apoyo siempre que lo necesitara.

Y RESPECTO AL FUTURO, ¿QUÉ FACTOR CREE QUE ES PRIMORDIAL PARA EL DESARROLLO DE LA EMPRESA ESPAÑOLA?

La consistencia en los valores y en la visión que se ha establecido, aunque mantener una línea de actuación a largo plazo es difícil en tiempos de gran competitividad. Eso requiere tener las cosas muy claras y disponer de grandes líderes al frente para que guíen la actuación de las personas sin dar repentinos cambios en el rumbo que se ha establecido.

http://www.eoi.es/portal/guest/alumni/entrevistas/entrevista_pilar_gomez_fabra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *